top of page

Lo que nos contamos

Desenterrar nuestros dones


Hace tiempo me pregunto cual habrá sido el momento, ese primer momento en el que alguien dijo o hizo algo que me caló tan profundo que empecé a dejar ir mi libertad, apagar la curiosidad, dejar de jugar.


Una mirada, una palabra, gestos, de otros, que poco a poco enjaularon mi creatividad, durmieron mis dones. Esos que te van aislando de vos mismo y te convierten en tu propio enemigo, porque esas cosas que antes te susurraban ahora las hiciste tuyas, y te las contas vos.


¿Qué habrá sido primero?


¿Alguien cercano?, ¿Una maestra?, ¿Un desconocido?, ¿Todos?.


¿En qué momento toda esa plasticidad se empezó a endurecer? Tantas cosas por desaprender…



El es: Leo Nar Do


Cuando vi la foto de su obra en el Ig de una galería, me llamó poderosamente la atención la capacidad de dibujar como niño que esta persona seguía teniendo.


Me costó varios minutos entender que Leonardo era un niño de 9 años, artista. Primero porque mi cerebro no lo concebía, no lo entendía… y cuando caí en cuenta, pensé “wow, cuántos más artistas y gente desplegando sus dones habría si no nos limitaran tanto desde niños.”







Y este video también me hizo pensar… Niño bailando


¿Lo habrán animado a seguir bailando? o, ¿Solo habrá quedado en la gracia del momento?

Me pregunto, ¿Cuántas personas increíbles nos estamos perdiendo en este mundo anestesiado en el que vivimos?.


¿Cómo humanos en la Tierra?


Encontrarnos para conectar con nuestros dones, con lo que realmente somos, e ir derribando todas esas capas, alguna más espesas que otras, que nos fueron y fuimos creando.


Desenterremos nuestros dones.


¿Cuáles son los tuyos?

Ana.

Comments


Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page