top of page

Dejarse crecer

Ayer de noche tuve videollamada familiar.


Las videollamadas familiares son lideradas por un remolino de 5 años.




Que cada tanto llama al grupo familiar y nos conectamos los que estamos.


Ayer de noche, la videollamada tuvo un nuevo integrante.


Una bolita de 1 semana que llego para integrarse a este clan.


Por momentos intentamos ponernos al día,


Por otros, jugamos a buscar objetos de determinado color en nuestras casas a la distancia.


Y así se pasa el tiempo, hasta que yo generalmente por la diferencia horaria, me voy a dormir.


Hace algunas semanas vengo descolocada.


Pasaron cosas, algunas muy buenas, otras no tanto.


Y me empecé a entreverar, otra vez.


Estuve preguntándome ¿Qué carajos hago tan lejos de la gente que amo?


Y cada vez que lo pienso es como si me clavaran algo en el estómago.


Anoche no fue la excepción y me lo volví a preguntar, me quedé dormida.


Hoy me puse a escribir y entendí algo…


Pero la respuesta una vez más, no fue lo que esperaba.


Mi vida hoy no está ahí,


Mi vida hoy está lejos de la gente que amo,


En alguna parte de mi suena tan contradictorio…


Porque por más que me encantaría estar abrazándolos a todos y viéndolos crecer,


Si me quedo ahí la que se estanca soy yo.


La que no crezco, soy yo.


Y en este momento necesito dejarme y verme crecer.


Para que si algún día elijo volver, ya no me limite.


Ya no signifique ponerle pausa a la vida.


Dónde hoy puedo y quiero ser, es lejos de la casa que conozco.


Y eso por momentos duele.


Todavía hay una parte de mi que se aferra con lo último que le queda a esa casa y todavía no puedo descifrar como hacer para soltar de una vez.


Para mostrarme que es seguro y que las cosas cambiaron, porque yo lo elegí.


Supongo que el desafío sigue siendo ese…


Cortar mi propio ombligo umbilical para conocer un nuevo mundo.



Ana.


Comments


Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page